¿Qué significa la palabra “perfecto” en Job 1:1?

La palabra “perfecto” se usa en el primer versículo del libro de Job:

“Hubo en tierra de Uz un varón llamado Job; y era este hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal” (Job 1:1).

La definición de “perfecto”

Hoy en día, una definición de la palabra “perfecto” es “tener todos los elementos, cualidades o características requeridos o deseables; tan bueno como es posible ser.” Esta palabra en hebreo es “tam”, pero no necesariamente implica absoluta impecabilidad. Significa, más bien, plenitud, integridad, sinceridad, pero en un sentido relativo. El hombre perfecto a los ojos de Dios es el hombre que ha alcanzado el grado de desarrollo que Dios espera de él en cada momento.

El uso de la palabra en la Biblia

El término hebreo » tōm» es equivalente al griego «teleios», que a menudo se traduce como «perfecto» en el Nuevo Testamento, pero se traduce mejor como «completamente desarrollado» o «maduro». Un ejemplo de eso es lo que Pablo escribió a los corintios: “Hermanos, no seáis niños en el modo de pensar, sino sed niños en la malicia, pero maduros en el modo de pensar” (1 Corintios 14:20). En este verso, “maduros” (teleioi) se traduce como “hombres” en contraste con “niños”.

La palabra hebrea “tōm”, traducida en Job 1:1 como “perfecto”, tiene varios usos diferentes. La palabra, o uno de sus derivados, se usa en Génesis 17:1, donde Dios le dijo a Abraham que fuera “perfecto”. También, todo Israel fue instruido a “ser perfecto” en versos como:

«Perfecto serás delante de Jehová tu Dios” (Deuteronomio 18:13).

“Dios es mi fortaleza firme, y hace perfecto mi camino” (2 Samuel 22:33 NTV).

“Entenderé el camino de la perfección cuando vengas a mí. Mis ojos pondré en los fieles de la tierra, para que estén conmigo; El que ande en el camino de la perfección, este me servirá” (Salmos 101:2, 6).

Similar a la definición compartida, la palabra hebrea en Job 1:1 se usó para describir a una persona que intentaba seguir los mandamientos de Dios lo mejor que podía. Job era recto y justo en su lealtad y devoción a Dios. Fue puesto en una prueba que resultaría ser un testimonio público, tanto para nosotros como para el universo. Dio ejemplo de plena confianza en el Señor, a pesar de sus circunstancias muy difíciles.

En Su servicio,
BibleAsk Team

More answers: