¿Trajo la bruja de Endor al fantasma de Samuel para hablar con Saúl?

SHARE

By BibleAsk Spanish


No fue Samuel el profeta

La historia de la bruja de Endor se encuentra en 1 Samuel 28. La Biblia es clara en que lo que se le apareció al rey Saúl no fue realmente el fantasma de Samuel resucitado de la muerte, sino más bien el espíritu de un demonio.

Antes de esta historia, aprendimos que Saúl “consultó a Jehová”; pero Jehová no le respondio por sueños, ni por Urim, ni por profetas“ (1 Samuel 28:6). Debido a la continua desobediencia y mala conducta de Saúl, el Señor se negó a comunicarse con él por cualquier medio, incluyendo a sus profetas. Aún si Samuel estuviera vivo, no habría tenido nada que decirle al rey Saúl. Entonces, desesperado, Saúl decidió buscar el consejo de la bruja de Endor.

El fantasma – un demonio

El fantasma «Samuel» conjurado por la bruja de Endor era un espíritu demoníaco que aparecía como profeta de Dios. Pablo explicó que los demonios pueden aparecer como ángeles de luz. “Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras” (2 Corintios 11:14-15). El demonio que se hizo pasar por Samuel pudo deprimir a Saúl hasta el punto que Saúl ya no podía levantarse (1 Samuel 28:20). Ese demonio dio un mensaje de absoluta desesperanza, propio de ángeles malvados, que llevó a Saúl al suicidio al día siguiente.

Dios prohíbe contacto con los demonios a través de los médiums

Dios aborrece los poderes demoníacos con los que se contacta a través de médiums y magos (Deuteronomio 18:11; 2 Reyes 21:6; 23:24; 2 Crónicas 33:6; Isaías 8:19; 19:3). Él claramente advirtió a su pueblo que no los contactara. “No os volváis a los encantadores ni a los adivinos; no los consultéis, contaminándoos con ellos. Yo Jehová vuestro Dios” (Levítico 19:31). Y para salvar a Sus hijos de los engaños, Dios ordenó en el Antiguo Testamento que los magos, brujas y otras personas con “espíritus familiares” (que afirmaban poder contactar a los muertos) debían ser ejecutados (Levítico 20:27).

¿Qué pasa al morir?

La entidad que se le apareció a Saúl no era el fantasma de Samuel, porque la Biblia enseña claramente que los muertos están en estado de inconsciencia hasta el día de la resurrección y no se dan cuenta de nada. “Porque los que viven saben que han de morir; pero los muertos nada saben, ni tienen más paga; porque su memoria es puesta en olvido” (Eclesiastés 9:5, 10).

La Biblia dice que, después de la muerte, una persona: regresa a la tierra (Salmos 104:29), no sabe nada (Eclesiastés 9:5), no posee poderes mentales (Salmo 146:4), no tiene nada que ver con nada en la tierra (Eclesiastés 9:6), no vive (2 Reyes 20:1), espera en la tumba (Job 17:13), y no continúa (Job 14:1, 2).

Cuando las personas mueren, entran en un estado que la Biblia compara con “dormir” (1 Tesalonicenses 4:13-14), permanecen inconscientes hasta la resurrección (1 Tesalonicenses 4:16; 1 Corintios 15:51-54).

En Su servicio,
Equipo BibleAsk

We'd love your feedback, so leave a comment!

If you feel an answer is not 100% Bible based, then leave a comment, and we'll be sure to review it.
Our aim is to share the Word and be true to it.