¿Puede la religión salvarnos?


¿Puede la religión salvar?

La religión no nos salva. Cristo es el que nos salva. Los cristianos deben de obtener la justicia “que es por la fe de Cristo” (Filipenses 3:9). La religión de los escribas y fariseos consistía en la adhesión externa a la letra de la ley. Pero Jesús invitó a la gente a tener una relación con el Padre y ceder a los principios de Su ley.

Como algunos religiosos modernos, los líderes religiosos de Israel en el tiempo de Jesús dieron lugar a la naturaleza humana pecaminosa. Esto lo hicieron menospreciando el horror del pecado. Predicaron que un hombre debe ser juzgado por la mayoría de sus hechos; es decir, si sus “buenas” acciones exceden sus malas acciones, Dios lo juzgará justo (Mishnah Avot 3. 16, Soncino Talmud, pp. 38, 39).

Y para compensar los actos inicuos, crearon un sistema de justicia por obras, dando la idea de que por obras una persona puede ganar suficiente crédito para compensar el balance negativo en su historial. Los fariseos pensaban que su sistema de justicia por obras era un pase seguro al cielo (Marcos 7:3; Lucas 11:39).

Jesús vio que su sistema de religión no era adecuado para calificar a las personas tanto como para entrar en el reino (Mateo 5:20). Predicó que las obras para alcanzar la justicia a través de actos superficiales o supuestas buenas obras no tienen mérito a los ojos de Dios (Romanos 9:31–33).

La fe salva

La religión no puede salvarnos. Solamente la fe en Jesús nos puede salvar. La justicia de Cristo trae justificación, pero el alma justificada seguirá creciendo en gracia y victoria sobre el pecado. Mediante el poder de Cristo que mora en nosotros, nuestra vida se conforma a los requisitos de la ley moral tal como los establece el propio precepto y ejemplo de Cristo. Esto es justicia impartida o santificación. Los cristianos obtienen la salvación “mediante la santificación por el Espíritu y la fe n la verdad” (2 Tesalonicenses 2:13).

Pablo explica que la vida perfecta de Jesús ha hecho posible que “la justicia de la ley” sea cumplida en “nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu” (Romanos 8:4). La religión no puede salvarnos; solo el amor puede. Dios puede y salvará a cualquiera que venga a Él por fe. Jesús dijo en Juan 3:16, “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” El apóstol Juan enseña que el factor decisivo recae en los creyentes mismos: “Mas a todos los que le recibieron… les dio potestad de ser hechos hijos de Dios” (Juan 1:12).

En Su servicio,
Equipo BibleAsk

Leave a Comment