¿Por qué a Jeremías se le llama el profeta llorón?

This post is also available in: English (Inglés) हिन्दी (Hindi) മലയാളം (malayalam)

Jeremías – el profeta llorón

A Jeremías a menudo se le llama “el profeta llorón” porque derramó lágrimas por los pecados de su pueblo (Lamentaciones 2:11; 3:48). La vida con la maldad de los hombres y el Rey de Judá se había vuelto tan triste que Jeremías anhelaba una vida de paz, lejos de la corrupción (Salmos 55:6–8).

El profeta Jeremías escribió, “¡Oh, si mi cabeza se hiciese aguas, y mis ojos fuentes de lágrimas, para que llore día y noche los muertos de la hija de mi pueblo!” Y agregó, “En secreto llorará mi alma a causa de vuestra soberbia; y llorando amargamente se desharán mis ojos en lágrimas, porque el rebaño de Jehová fue hecho cautivo” (Jeremías 9:1; 13:17).

La condición desesperada del reino de Judá entristeció mucho a Jeremías, y lloró amargamente. Las palabras de los pasajes anteriores han sido correctamente llamadas la poesía del sufrimiento. Es similar a las palabras de duelo del profeta Isaías cuando escribió: “Por esto dije: Dejadme, lloraré amargamente; no os afanéis por consolarme de la destrucción de la hija de mi pueblo” (Isaías 22:4). Estos versículos explican sin duda la razón por la cual Jeremías fue llamado el “profeta llorón”.

Antecedentes históricos de la nación de Israel

Una breve reseña histórica ayudará a arrojar luz sobre las razones detrás del intenso dolor de Jeremías. Jeremías nació durante un tiempo turbulento en la historia. La nación de Israel se dividió en 975 a.C. cuando Jeroboam I condujo a las diez tribus del norte a rebelarse contra el rey Roboam, hijo de Salomón.

El Reino del Norte se llamaba Israel. Todos sus reyes eran hombres malvados. Debido a su desobediencia, el Reino del Norte perdió la protección de Dios y fue conquistado por Asiria en el 721 a.C. Y la mayoría de los habitantes fueron llevados en cautiverio. Como nación, lo que originalmente era todo Israel nunca volvió a existir.

El Reino del Sur, que se llamaba Judá, consistía en las tribus de Judá y Benjamín con Jerusalén como su capital. Aunque la mayoría de sus gobernantes eran malvados, unos pocos obedecían a Dios. Pero con el tiempo, incluso Judá se volvió rebelde y perdió el favor y la protección de Dios (Jeremías 3:8). También fue conquistada por Babilonia en el 606 a.C. Finalmente, en el 586 a.C. la mayoría de los que quedaron también fueron llevados a Babilonia.

El rechazo de Israel hacia Dios

Jeremías fue llamado en su juventud para ser profeta de la nación de Judá y comenzó a profetizar alrededor del año 13 del reinado del rey Josías. Y aceptó el llamado profético con toda su dureza y angustia (Jeremías 1:6). Dios le instruyó: “He aquí he puesto mis palabras en tu boca. Mira que te he puesto en este día sobre naciones y sobre reinos, para arrancar y para destruir, para arruinar y para derribar, para edificar y para plantar” (Jeremías 1:9-10).

Durante los últimos días de Judá, Dios le dio a Jeremías un mensaje de advertencia a Su pueblo. Jeremías invitó a sus hermanos a arrepentirse de sus pecados para evitar los juicios de Dios. Lamentablemente, Jeremías predicó y profetizó durante 40 años, pero la mayoría de la gente se negó a cambiar de corazón y de mente y alejarse de la idolatría.

El libro de Lamentaciones es el clímax de las profecías de Jeremías. Incluso el nombre Lamentaciones significa “llanto”. El libro de Lamentaciones da testimonio del cumplimiento seguro de los juicios prometidos por Dios, pero su mensaje no carece de esperanza. A través de la imagen de la desolación corre la esperanza de que el Señor perdonará y aliviará los sufrimientos de Su pueblo.

A pesar de todo lo que estaba pasando Jeremías, todavía se aferró a su fe y confianza en Dios, quien sabía que nunca había abandonado a Sus hijos. Uno de los pasajes más hermosos se encuentra en el libro de Jeremías donde declara las palabras del Señor que decían:

“Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis” (Jeremías 29:11).

Entonces, el profeta escribió, “Cantad a Jehová, load a Jehová; porque ha librado el alma del pobre de mano de los malignos” (Jeremías 20:13).

Jeremías continuó llamando a su pueblo a ceder al camino de Dios, que en última instancia siempre es el mejor (Romanos 8:28). Y escribió, “Bueno es Jehová a los que en él esperan, al alma que le busca. Bueno es esperar en silencio la salvación de Jehová” (Lamentaciones 3:25-26).

Eventualmente, las profecías de advertencia de Jeremías se hicieron realidad. Jerusalén y el templo fueron destruidos por Babilonia en el año 586 aC durante el reinado del rey Sedequías (2 Reyes 24, 2 Reyes 25 y 2 Crónicas 36).

El llamado de amor de Dios

Dios nunca abandonó a su pueblo. En Jeremías 31 leemos: “Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia. Aún te edificaré, y serás edificada, oh virgen de Israel” (Jeremías 31:4).

La profundidad de las emociones de Jeremías y la dulzura de sus palabras es un recordatorio del amor de Cristo, quien lloró por los pecados y el triste destino de Su amado y condenado pueblo elegido, seis siglos después.

Justo antes de la crucifixión de Cristo, Lucas escribió: “Y cuando llegó cerca de la ciudad, al verla, lloró sobre ella, diciendo: ¡Oh, si también tú conocieses, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz! Mas ahora está encubierto de tus ojos. Porque vendrán días sobre ti, cuando tus enemigos te rodearán con vallado, y te sitiarán, y por todas partes te estrecharán, y te derribarán a tierra, y a tus hijos dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, por cuanto no conociste el tiempo de tu visitación” (Lucas 19:41-44).

Jesús lloró audiblemente, porque pudo ver lo que su pueblo no pudo ver, es decir, el terrible final de Jerusalén a manos de los ejércitos romanos, menos de 40 años después. Dios agoniza por Sus hijos que eligen permanecer en sus pecados y les ruega, “Volveos, volveos de vuestros malos caminos; ¿por qué moriréis, oh casa de Israel?” (Ezequiel 33:11). El Señor no puede obligar a nadie en contra de Su voluntad; solo invita a todos a Su redil. “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo” (Apocalipsis 3:20).

En Su servicio,
BibleAsk Team

This post is also available in: English (Inglés) हिन्दी (Hindi) മലയാളം (malayalam)

More answers: