¿Ama Dios a los gentiles así como amó a los judíos?

This post is also available in: English (Inglés) العربية (Árabe) Français (Francés) हिन्दी (Hindi)

No hay acepción de personas con Dios

Dios no amó más a los judíos que a los gentiles. Los judíos se consideraban a sí mismos como los elegidos de Dios debido a la gracia divina especial que les había sido otorgada cuando se dio la Ley Mosaica. Sin embargo, en el corazón de Dios, el pueblo elegido no era mayor que los gentiles. La palabra de Dios nos dice, “porque no hay acepción de personas para con Dios” (Romanos 2:11). Así, el Señor no favorece a ninguna nación sobre otra.

El apóstol Pablo a través del Espíritu Santo les dijo a los atenienses que Dios, “de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra… para que busquen a Dios, si en alguna manera, palpando, puedan hallarle, aunque ciertamente no está lejos de cada uno de nosotros” (Hechos 17:26, 27). Por lo tanto, todo cristiano debe creer en la unidad de los hombres, a través de la creación y la salvación.

Dios y los judios

Dios originalmente hizo Su pacto con Abraham, Isaac y Jacob (Génesis 15:18-21; Génesis 17:1-8; 26:3; Génesis 28:13). Su objetivo era que la casa de Israel fuera una herramienta para alcanzar y salvar a los gentiles. Dios le dijo a Moisés que el propósito de revelar Sus obras poderosas al pueblo escogido era para “mostrar su poder” y para que su nombre fuera “anunciado en toda la tierra” (Éxodo 9:16).

Lamentablemente, el pueblo de Israel resultó ser infiel y, en consecuencia, perdió el glorioso llamamiento que podría haber sido suyo (Deuteronomio 28:1-14). Por lo tanto, el Señor no tuvo más remedio que respetar su libre albedrío. Y los israelitas recibieron las maldiciones del Señor. “Por cuanto no serviste a Jehová tu Dios con alegría y con gozo de corazón, por la abundancia de todas las cosas, servirás, por tanto, a tus enemigos que enviare Jehová contra ti…” (Deuteronomio 28:47, 48).

Entonces, el pacto de Dios fue transferido a los cristianos (judíos y gentiles) quienes se convirtieron en el Israel espiritual y herederos de sus promesas. Así, el plan de Dios para salvar al mundo ya no dependería de la nación judía sino de todos los que creen en Su Hijo. El “reino de Dios” fue tomado de los judíos y fue “ dado a gente que produzca los frutos de él” (Mateo 21:43). Sin embargo, como individuos. los israelitas pueden ser salvos al aceptar a Cristo (Romanos 11:23, 24).

El tiempo de prueba de los judíos terminó y los romanos los destruyeron como nación en el año 70 d.C. Es alucinante cómo una nación que una vez fue tan bendecida por Dios, cayó tan profundamente en el pecado como lo hizo Israel (1 Reyes 9: 7–9; Jeremías 18: 15–17; 19: 8). Si Israel hubiera sido leal a Dios, personas de todas las naciones habrían venido a Jerusalén para adorar al Creador.

Dios y los gentiles en el Antiguo Testamento

¿Ama Dios a los gentiles? ¡Sí! Dios se mostró a todas las naciones por medio de grandes prodigios hechos por medio del pueblo judío. De esta manera, los más grandes imperios (Egipcio, Asirio, Babilónico y Medo-Persa) tuvieron la oportunidad de conocer a Dios.

Dios no se detuvo ahí. Él también les envió a Sus profetas para animarlos a arrepentirse. Abdías fue enviado a Edom (Abdías 1:1), Nahum predicó en Asiria (Nahum 1:1), Sofonías profetizó a Canaán y Etiopía (Sofonías 2:5, 12), y Amós y Ezequiel dieron advertencias a los amonitas, los fenicios, los egipcios y los edomitas (Amós 1:3-2:3; Ezequiel 25:2; 27:2; 29:2; 35:2).

Además, Jonás fue enviado a predicar el arrepentimiento a los habitantes de Nínive en Asiria (Jonás 1:2). De esta manera, Dios había advertido adecuadamente a las naciones de Su voluntad. El Señor difundió Su verdad al mundo a través de personas piadosas. Por ejemplo, Rut, una moabita, quedó tan impresionada por su suegra Noemí que adoptó la fe judía y finalmente se convirtió en progenitora del Mesías (Rut 1:16; Mateo 1:5).

Y los justos compartieron la verdad con los reyes como en el caso de José y el Faraón (Génesis 41:38-39), Elías y Naamán (2 Reyes 5:15-17), Daniel y Nabucodonosor (Daniel 3:29; 4: 2-3), Daniel y Darío (Daniel 6:26), y Ester y Asuero (Ester 8). Estos reyes ejercieron autoridad sobre sus imperios y, hasta cierto punto, cada uno estableció la verdadera adoración entre su pueblo. Nabucodonosor y Darío incluso emitieron decretos específicos declarando al Dios de Israel como el Único Dios verdadero (Daniel 4:1-18; 6:25-27).

Dios y los gentiles en el Nuevo Testamento

Antes de la crucifixión de Cristo, el centurión romano mostró una gran fe en el Hijo de Dios. Entonces, Jesucristo dijo a sus discípulos: “De cierto os digo, que ni aun en Israel he hallado tanta fe. Y os digo que vendrán muchos del oriente y del occidente, y se sentarán con Abraham e Isaac y Jacob en el reino de los cielos;  mas los hijos del reino serán echados a las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes” (Mateo 8:10-12). Aquí podemos ver que la reunión de las naciones gentiles era la meta del evangelio.

Después del día de Pentecostés, el Señor le mostró a Pedro una visión de animales limpios e inmundos que bajaron del cielo en una sábana. Estos animales representaban una mezcla general de criaturas, entre las cuales ninguna debía llamarse común o inmunda. Aunque la visión se dio en el contexto del hambre física (Hechos 10:10), la visión no se refería a la comida sino a las personas.

Habiendo aprendido esta lección, Pedro declaró, “A mí me ha mostrado Dios que a ningún hombre llame común o inmundo” (Hechos 10:28). Normalmente los judios consideraban a los gentiles como impuros. Pero la nueva luz del cielo le mostró a Pedro que debía alcanzar a todas las personas sin importar su raza. Los gentiles ya no debían ser considerados impuros. “Lo que Dios limpió, no lo llames tú común” (Hechos 10:15). Todos los hombres debían ser alcanzados con el evangelio; en última instancia, serían impuros solo cuando rechazaran los esfuerzos de Dios para salvarlos.

En el siguiente capítulo (Hechos 11), los creyentes criticaron a Pedro por hablar con estos gentiles. Entonces, Pedro les contó acerca de su visión y su significado. Y Hechos 11:18 dice: “Entonces, oídas estas cosas, callaron, y glorificaron a Dios, diciendo: ¡De manera que también a los gentiles ha dado Dios arrepentimiento para vida!”

La humanidad había sido redimida por la encarnación, el sacrificio, la resurrección y la ascensión de Cristo, e incluso los paganos más bajos ya no eran comunes ni impuros. Dios está dispuesto a recibir a todos los hombres, y lo hace por medio de Jesús. Solo el pecado es lo que separa a los hombres de Él (Isaías 59:2).

La inmundicia debe considerarse como un problema moral, no físico o racial. El seguidor de Dios debe aprender a ver en cada pecador las potencialidades de un hombre redimido. Todo hombre debe ser respetado como hijo de Dios que puede llevar su imagen (1 Pedro 2:17). El orgullo de clase basado en diferencias de cultura no es excusable.

Conclusión

La buena noticia es que Dios no es el Dios de los judíos solamente, sino de todas las naciones. El pueblo de Dios hoy se encuentra en todas partes del mundo. Son aquellos que eligen seguirlo. El Señor obró a través del antiguo Israel para lograr el cumplimiento de Su plan supremo, la redención de todos los hombres. Él declaró, “mi casa será llamada casa de oración para todos los pueblos” (Isaías 56:7).

Si Israel hubiera sido leal a Dios, gente de todas las naciones habría venido a Jerusalén para adorar al Señor en santidad. El reflejo del carácter divino a través de Israel y Sus bendiciones sobre ellos habrían convencido a los gentiles de la superioridad del Dios de Israel.

Pero a causa de los pecados de los judíos, Dios los rechazó. Y el templo fue destruido por los romanos en el año 70 d.C. (Jeremías 7:11–15; Mateo 23:37, 38; 24:1, 2). Las bendiciones que podrían haber sido de ellos fueron transferidas a los gentiles. “Y andarán las naciones a tu luz” (Isaías 60:3; Malaquías 1:11, Hechos 13:46, 47). En la providencia de Dios, las promesas de su pacto se cumplirán en la iglesia del Nuevo Testamento

En Su servicio,
BibleAsk Team

This post is also available in: English (Inglés) العربية (Árabe) Français (Francés) हिन्दी (Hindi)

More answers: