¿Por qué es que la vida cristiana resembla la carrera de un atleta?

Total
0
Shares

This answer is also available in: English हिन्दी

La carrera del atleta

El apóstol Pablo comparó la vida cristiana con la de un atleta (1 Corintios 9:24). Competir por la victoria en los juegos griegos significaba más que hacer un esfuerzo trivial; era una lucha implacable por el dominio del cuerpo. Para tener alguna esperanza de victoria en los juegos, un competidor tenia que hacer su mejor esfuerzo. Tenia que ser templado en sus deseos y apetitos, abstenerse de todo lo que podía estimular y debilitar el cuerpo, como sustancias embriagantes y todas las indulgencias licenciosas. Debía tener dominio propio en todas las cosas, no solo en las que son absolutamente dañinas, sino también en el uso de todo lo demás.

De la misma manera, el creyente que está decidido a obtener el premio de la vida eterna debe seguir un programa similar al del atleta en los juegos griegos. El trabajo duro, la perseverancia y la abnegación son tan necesarios para el que quiere tener la vida eterna como para los atletas que compiten por recompensas temporales terrenales (Mateo 24:13; Filipenses 3:13-15; 1 Timoteo 6:12).

En la carrera cristiana, todo el que cumpla con los requisitos de entrenamiento puede recibir la recompensa (Apocalipsis 2:10; 22:17). Aunque la vida eterna es enteramente un regalo de Dios, solamente se concede a aquellos que se aplican de corazón, mente y alma (Romanos 2:7 y también Hebreos 3: 6,14).

El motivo del amor

El creyente que está lleno de amor por el Salvador no permitirá que sus apetitos y pasiones lo controlen, sino que en todas las cosas seguirá los principios de Dios en la vida mental, física y espiritual. Los apetitos del cuerpo deben estar bajo el poder de la mente, que está bajo el poder del Espíritu Santo (Romanos 6:12).

Dios quiere que sus hijos se den cuenta de la necesidad de reformar estas cosas y que tomen en serio el dominio propio sobre todas las áreas que afectan la salud del cuerpo y la mente. Una persona no es libre de darse el gusto de llevar una vida poco saludable; ha sido comprado por Dios y está obligado a cuidar su cuerpo y su mente y mantenerlos en las mejores condiciones posibles (1 Corintios 6:19, 20; 10:31).

Buenos hábitos

Los efectos dañinos del alcohol, el tabaquismo y las drogas son muestras obvias de las cosas que Satanás ha llevado al hombre a consumir y que le han causado debilidad física y espiritual. Le ha impedido ser candidato a la recompensa eterna ofrecida a todos los que estén dispuestos a ser moderados en todas las cosas (Proverbios 23:20, 21; 1 Corintios 6:10). La única forma segura es recordar que el cuerpo debe mantenerse en sujeción en todas las cosas todo el tiempo hasta que Jesús venga (Romanos 7:18, 23, 24; 1 Corintios 9:27; Filipenses 3:20, 21).

Recompensas terrenales contra recompensas celestiales

¡Hay una gran diferencia entre la recompensa del atleta en los juegos griegos y la del creyente triunfante! ¡Con qué entusiasmo se esfuerza la gente por un breve éxito, y hasta qué punto de disciplina corporal e incluso de dolor están dispuestos a soportar para obtener esa gloria que se desvanece! Si están dispuestos a hacer esto por un premio terrenal que pronto pasa, ¡cuánto más serio y decidido debe ser el esfuerzo por la vida eterna!

La bendición de la vida eterna, que se asemeja a una corona (Apocalipsis 2:10), no se les dará a aquellos que ven esta vida presente como un tiempo para la complacencia de los apetitos y pasiones y la gratificación de cada deseo y deseo de la naturaleza carnal. Dios dará vida eterna solo a aquellos que usen esta vida presente como una oportunidad para obtener la victoria sobre todo lo que pueda interferir con la salud mental, física y espiritual, demostrando así su verdadero amor y obediencia a el Salvador, quien aguantó tanto por ellos (Santiago 1:12; 1 Pedro 5:4; Apocalipsis 2:10).

En su servicio,

BibleAsk Team

This answer is also available in: English हिन्दी

Subscribe to our Weekly Updates:

Get our latest answers straight to your inbox when you subscribe here.