¿Qué quiere decir la Biblia con la frase “el día de salvación”?

Total
0
Shares

This answer is also available in: English

Con respecto al “día de la salvación”, el apóstol Pablo en su segunda carta a la Iglesia de Corinto escribió:

“En tiempo aceptable te he oído, y en día de salvación te he socorrido. He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación” (2 Corintios 6:2).

El día de la salvación

Este versículo es una continuación del versículo anterior donde Pablo ruega a los creyentes que no reciban “en vano la gracia de Dios” (2 Corintios 6:1). Este pasaje es un llamado urgente a las personas a buscar la reconciliación con el Señor y reparar sus vidas quebrantadas.

Pablo, aquí, cita Isaías 49: 8. El profeta Isaías espera el “día de la salvación” como el tiempo de la futura venida del Mesías, el Salvador del mundo. Pablo sabe que la profecía se ha cumplido en Jesús.

Mientras Cristo actúe como mediador por los pecadores, el “día de salvación” continuará. La palabra de la salvación es el tiempo durante el cual perdura la luz del tiempo de gracia. Jesus dijo, “Ún por un poco está la luz entre vosotros; andad entre tanto que tenéis luz, para que no os sorprendan las tinieblas; porque el que anda en tinieblas, no sabe a dónde va” (Juan 12:35).

El cierre del tiempo de gracia

Finalmente, el día de la salvación y la misericordia se cerrará, y cuando suceda, no habrá una segunda oportunidad para aquellos que hayan ignorado la gracia de Dios (Mateo 24:39). Los hombres a menudo posponen las cosas porque piensan que el día de la salvación continuará indefinidamente, que los asuntos mundanos necesitan atención, que la felicidad debe ganarse, que será más fácil abandonar el pecado y creer mañana que hoy. No se dan cuenta de que el único tiempo que tiene una persona para la salvación y el triunfo sobre cualquier pecado es ahora, y que el triunfo retrasado se convierte en derrota.

Este pensamiento es mortal. La vida puede terminar en cualquier momento. Y esa filosofía endurece el corazón contra la voz de Dios y el deseo de salvación se ha ido; el Espíritu Santo puede dejar de llamar. La dilación es, en última instancia, igual al rechazo.

Hoy es el día de salvación

Por tanto, el apóstol Pablo insta a los creyentes diciendo: “Si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones” (Hebreos 3:15). Puede haber demora en el regreso de Jesús, pero es el privilegio de todos los cristianos entrar en el “reposo” de Dios ahora (Hebreos 3: 7-11) por medio de la fe (Hebreos 3:12).

Jesús dice, “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo” (Apocalipsis 3:20). Cristo no se impone a la gente. Espera la decisión de cada hombre de aceptarlo.

Y da el secreto de una vida victoriosa, “Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí” (Juan 15:4). Una permanencia diaria en una relación viva con Cristo es necesaria para la vida, el crecimiento y la fecundidad. El enfoque ocasional en asuntos religiosos no es suficiente. Permanecer en Cristo significa que el alma debe estar en comunión diaria y constante con Jesucristo y debe vivir Su vida (Gálatas 2:20). No es posible que una rama dependa de otra para su vida; cada uno debe mantener su propia conexión personal con la vid. Cada miembro debe dar sus propios frutos hoy.

En Su servicio,

BibleAsk Team

This answer is also available in: English

Subscribe to our Weekly Updates:

Get our latest answers straight to your inbox when you subscribe here.

You May Also Like