¿Qué hizo Cristo por nosotros?

Total
0
Shares

This answer is also available in: English

La paga del pecado

La Biblia declara claramente que todos pecamos (Romanos 3:23). Y nuestro pecado causa destrucción segura: “Toda cabeza está enferma, y todo corazón doliente. Desde la planta del pie hasta la cabeza no hay en él cosa sana, sino herida, hinchazón y podrida llaga; no están curadas, ni vendadas, ni suavizadas con aceite” (Isaías 1:5,6). Y la Biblia dice que la consecuencia de la maldad es la condenación eterna: “Porque la paga del pecado es muerte” (Romanos 6:23); “el alma que pecare, esa morirá” (Ezequiel 18:20). Nadie puede cambiar su malvado corazón por mucho que lo intente (Romanos 7:24). Los seres humanos necesitan la ayuda divina para ayudarlos a hacer eso (Juan 15: 5).

Cristo redimió al hombre de la muerte eterna

Cristo, “el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29), se hizo “pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él” (2 Corintios 5:21). “El cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca” (1 Pedro 2:22) se sacrificó en la cruz para redimirnos. Por lo tanto, Él anuló “el acta de los decretos que había contra nosotros” (Colosenses 2:14). Esto significa que ya no tenemos que morir por nuestros pecados, sino que podemos tener una nueva vida eterna con nuestro Padre celestial (Juan 3:16).

El don de la victoria sobre el pecado

El sacrificio de Cristo es solo la primera fase de su plan de salvación. Además de Su regalo de vida, nos ofrece el poder de convertirnos de nuestros pecados (Ezequiel 33:14), que en otras palabras significa el arrepentimiento. Si le pedimos, Él dará “[Su] ley en [nuestra] mente, y la [escribirá] en [nuestro] corazón” (Jeremías 31:33). Si permanecéis en mí… mis palabras permanecen en vosotros” (Juan 15:7). Así, nuestras mentes serán como la de Cristo. “Traeremos también la imagen del celestial” (1 Corintios 15:49). Entonces, caminamos en esa nueva vida que Cristo ofreció por nosotros.

Por lo tanto, redimirnos del pecado no es el fin último de nuestra salvación. Dios también planeó darnos la victoria sobre el pecado. “¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?” (Romanos 6:1,2).

Esto es lo que el Hijo de Dios ha hecho por nosotros: ha pagado nuestra deuda y se ha asegurado de que seamos libres de la esclavitud del pecado. “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios” (Efesios 2:8). Pero depende de nosotros aceptar el regalo de Dios o rechazarlo. El hombre puede ejercer su libertad de elección para decidir su propio destino.

La decisión del hombre de seguir al Señor

Cuando las personas aceptan el regalo de amor de Dios y deciden comprometerse con Él en arrepentimiento, el siguiente paso es el bautismo. Pedro dijo: “Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo” (Hechos 2:38).

Un bautismo es similar a un servicio de bodas. Cuando una pareja decide unirse en matrimonio, la ceremonia de la boda es su anuncio público de su compromiso. De manera similar, cuando una persona decide seguir al Señor en el bautismo, está haciendo un anuncio público de su compromiso con el Señor. “Pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús; porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos” (Gálatas 3:26-27).

Como el día de la boda es el comienzo de la nueva vida de una pareja; el día del bautismo es el comienzo del caminar del creyente con el Hijo de Dios. Jesús afirmó esta verdad a sus seguidores, “De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios” (Juan 3:5).

En Su servicio,
BibleAsk Team

This answer is also available in: English

Subscribe to our Weekly Updates:

Get our latest answers straight to your inbox when you subscribe here.

You May Also Like