¿Qué es la gloria de Dios?

Total
0
Shares

This answer is also available in: English

La gloria de Dios

La gloria de Dios es la suma total de todos Sus atributos. Cuando Moisés le preguntó a Dios, “Te ruego que me muestres tu gloria” (Éxodo 33:18). Dios le respondió, “Yo haré pasar todo mi bien delante de tu rostro” (Éxodo 33:19). “Y pasando Jehová por delante de él, proclamó: !!Jehová! !!Jehová! fuerte, misericordioso y piadoso; tardo para la ira, y grande en misericordia y verdad; que guarda misericordia a millares, que perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado, y que de ningún modo tendrá por inocente al malvado; que visita la iniquidad de los padres sobre los hijos y sobre los hijos de los hijos, hasta la tercera y cuarta generación” (Éxodo 34:6-7). Por lo tanto, hay seis formas diferentes en las que el Señor revela el amor por Sus hijos.

Sería difícil imaginar una declaración mayor del amor de Dios por los pecadores. El nombre del Señor representa Su carácter, que consta de tres cualidades básicas: misericordia, justicia y verdad. La mayor cualidad es la misericordia porque la relación de Dios con los humanos se basa en ella.

Juan el discípulo amado escribió: “Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios. El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor. En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados. Amados, si Dios nos ha amado así, debemos también nosotros amarnos unos a otros” (1 Juan 4:7-11).

Esperanza para el pecador

Cuando Dios originalmente le dio este mensaje a Moisés en el Sinaí, se necesitaba una revelación adicional del carácter amoroso de Dios a su pueblo. Quería que su pueblo aprendiera de su amor, no solo de su ley. Por sí misma, la ley no puede ser “misericordiosa y llena de gracia”. Su enfoque principal estaba en la justicia. Así, el Sinaí anunció no solo la ley divina sino también la gracia divina. Y este mensaje se convirtió en una gran fuente de esperanza para los hijos de Dios.

Este hecho refuta la creencia popular de que el Sinaí es sinónimo de justicia pero no de misericordia. La declaración del Sinaí no canceló la ley y la justicia de Dios; más bien reveló la relación entre la ley y la gracia. “Justicia y juicio son el cimiento de tu trono;
Misericordia y verdad van delante de tu rostro” (Salmos 89:14).

El carácter inmutable de Dios

Así como Dios se reveló a Moisés, así se nos revela hoy. Es este mismo carácter inmutable de Dios el que concede a los pecadores la esperanza de la vida eterna hoy. El Señor declaró: “Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz” (Jeremías 29:11; 31:3).

David presentó una hermosa imagen del amor de Dios, que se compadece de sus hijos, Misericordioso y clemente es Jehová; lento para la ira, y grande en misericordia. No contenderá para siempre, ni para siempre guardará el enojo. No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquidades, ni nos ha pagado conforme a nuestros pecados. Porque como la altura de los cielos sobre la tierra, engrandeció su misericordia sobre los que le temen. Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones. Como el padre se compadece de los hijos, se compadece Jehová de los que le temen. Porque él conoce nuestra condición; se acuerda de que somos polvo” (Salmos 103:8-14; 145:8).

Dios está lleno de tierna misericordia y gracia. Considera a todos con la más tierna simpatía, especialmente a aquellos que atraviesan las dificultades de la vida. Tiene mucha paciencia con los pecadores. Su gran deseo es que se arrepientan y se vuelvan a él (Ezequiel 33:11). Continúa suplicando a los hombres que abandonen sus malos caminos y se salven. Le entristece perder a cualquiera de sus preciosos hijos. A través del profeta Oseas, Él hace la pregunta: “¿Cómo podré abandonarte…?” (Oseas 11:8).

En Su servicio,
BibleAsk Team

This answer is also available in: English

Subscribe to our Weekly Updates:

Get our latest answers straight to your inbox when you subscribe here.

You May Also Like

¿Qué requiere el Señor de sus hijos?

Table of Contents Miqueas 6:8El Señor requiere nuestro amorJusticia, misericordia y humildadAmor — El motivo de la obedienciaLa meta de la religión This answer is also available in: EnglishMiqueas 6:8…