¿Puedes explicar brevemente el Padre nuestro?

This post is also available in: English (Inglés) हिन्दी (Hindi)

El Padre nuestro dice lo siguiente:

“Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén” (Mateo 6:9-13)

Examinemos de cerca cada frase de esta oración para entender mejor su significado:

Padre nuestro: podemos ser indignos de dirigirnos al Señor como “Padre”, pero siempre que lo hacemos con sinceridad, Él nos recibe con alegría (Lucas 15:21–24) y nos reconoce como sus hijos e hijas.

En los cielos: la conciencia de que “Dios está en el cielo, y tú sobre la tierra” (Eclesiastés 5:2) trae al corazón contrito el espíritu de reverencia y humildad que es la primera condición de la salvación.

Santificado sea tu nombre: los creyentes santifican el nombre de Dios reconociendo Su santidad de carácter y permitiéndole reproducir ese carácter en ellos.

Venga tu reino: a lo largo de los siglos, la promesa de que los reinos de este mundo eventualmente se convertirían en el reino de nuestro Señor Jesucristo es la esperanza de los creyentes (Apocalipsis 11:15).

Hágase tu voluntad: la petición es por el fin del reinado del pecado y por la llegada de ese momento en que la voluntad de Dios se cumplirá tan universalmente en esta tierra como en los demás dominios de la creación de Dios.

El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy: esta es una petición por las necesidades temporales y espirituales del hombre. Todo lo que tenemos proviene de Dios, y en nuestros corazones siempre debe haber gratitud por Su bondad.

Perdónanos nuestras deudas como nosotros perdonamos a nuestros deudores: no nos atrevemos a pedir perdón a menos que hayamos perdonado a nuestros semejantes (Mateo 5:24; 18:23–35).

Y no nos dejes caer en tentación, mas líbranos del mal: esta es una súplica a Dios para que quite de nosotros toda tentación. Pero la promesa de Dios no es que seremos protegidos de la tentación, sino que seremos protegidos de la caída (Juan 17:15). Con demasiada frecuencia nos colocamos deliberadamente en el camino de la tentación (Prov. 7:9). Verdaderamente, orar “no nos dejes caer en tentación” es renunciar a los caminos de nuestra propia elección y someternos a los caminos de la elección de Dios.

Porque tuyo es el reino, el poder y la gloria, por todos los siglos: el “reino”, el “poder” y la “gloria” aquí atribuidos al Padre ciertamente incluyen el presente reino de la gracia divina en los corazones de los hombres, y también esperamos principalmente el reino glorioso que se anunciará con el regreso de Cristo a esta tierra para reinar en poder y gloria (v. 10).

En esta oración tenemos un modelo de cómo debe ser la oración de todo creyente. Esta oración lleva al creyente al trono de Dios en el Nombre de Jesús.

En Su servicio,
BibleAsk Team

This post is also available in: English (Inglés) हिन्दी (Hindi)

More answers: