¿Puede un cristiano perder su salvación?

Total
0
Shares

This answer is also available in: English العربية Français हिन्दी

¿Puede un cristiano perder su salvación?

Un cristiano ciertamente puede perder su salvación y perder el favor de Dios. La Biblia no enseña que una vez que somos salvos, siempre somos salvos y que nuestra responsabilidad termina cuando nos convertimos en cristianos. “Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero. Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado. Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno” (2 Pedro 2:20-22). La gente ciertamente puede elegir perder su salvación.

Por tanto, el apóstol Pablo exhorta a los creyentes diciendo, “Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza… Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados” (Hebreos 10:23, 24, 26).

Un cristiano no debe tomar el amor de Cristo (1 Juan 4: 8), el poder de Su sangre salvadora (1 Pedro 1: 18-19), o la promesa de seguridad espiritual (Romanos 8: 35-39) como una licencia para desobedecer. (Romanos 6:1). La Biblia en ninguna parte enseña que los cristianos que, pierden su primer amor, todavía están en el favor de Dios. A los cristianos de Éfeso que habían perdido su primer amor, Jesús les dijo: “Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido” (Apocalipsis 2:5). Los cristianos que se vuelven tibios no pueden permanecer en el favor de Dios y esperar recibir “la corona de justicia” en el día de juicio. Los cristianos tibios deben “arrepentirse”, o, dijo Jesús, “Te vomitaré de mi boca” (Apocalipsis 3:19, 15-16).

La necesidad del arrepentimiento

A diferencia de los cristianos imperfectos, pero salvos, que se esfuerzan por “andar en la luz” (1 Juan 1: 5-10), los cristianos que viven en pecado pierden su salvación y el favor de Dios y deben arrepentirse para recuperar su salvación. Un cristiano no puede reclamar la vida eterna si no permanece fiel a Cristo. Jesús enseñó: “Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida” (Apocalipsis 2:10).

La profesión por sí sola no tiene valor. El que pretende conocer a Dios y, sin embargo, desobedece sus mandamientos “es mentiroso, y la verdad no está en él” (1 Juan 2:4). La fe en Dios debe producir frutos de obediencia a la ley de Dios. Es cierto que “la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma” (Santiago 2:17), pero es igualmente cierto que las obras que no van acompañadas de una fe viva y sincera también están “muertas” (Hebreos 11: 6). Pero la buena noticia es que Dios hace las buenas obras en nuestras vidas cuando nos sometemos a Él (Filipenses 2:13).

La necesidad de perdonar a los demás

Hay ciertas cosas que un cristiano debe tener para obtener el favor de Dios. Por ejemplo, un cristiano debe perdonar a otros para ser perdonados. Jesus dijo: “Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas” (Mateo 6:14-15). ¿Qué pasó con el sirviente a quien previamente se le perdonó una deuda enorme, pero luego no pudo perdonar la pequeña deuda de otro? Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos” (Mateo 18:34). Jesús agregó, “Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas” (18:35).

Cuando una persona recibe el don de la salvación (a través de la fe confesada, el arrepentimiento y la inmersión en agua — Hechos 2:38; 8: 26-40; 16: 30-34; 22:16) y se convierte en cristiano, Dios le perdona de su deuda. Sin embargo, si se vuelve endurecido e implacable, Dios lo entregará “a los verdugos” (Mateo 18:34; 25:31-46).

Conclusión

¿Es posible que un cristiano pierda su salvación y caiga en desgracia al desobedecer voluntariamente a Jesucristo? Jesús dijo, “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos” (Mateo 7:21).

En Su servicio,
BibleAsk Team

This answer is also available in: English العربية Français हिन्दी

Subscribe to our Weekly Updates:

Get our latest answers straight to your inbox when you subscribe here.

You May Also Like

¿Cómo podemos resistir al diablo?

Table of Contents Resiste al diabloBusca a DiosToda la armadura de DiosObtén la victoria segura This answer is also available in: English العربية Français हिन्दीResiste al diablo El apóstol Santiago…