¿Por qué un espíritu inmundo regresa con 7 espíritus más para poseer a una persona?


Un espíritu inmundo regresa con 7 espíritus más

Jesús dijo: “Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo, y no lo halla. Entonces dice: Volveré a mi casa de donde salí; y cuando llega, la halla desocupada, barrida y adornada. Entonces va, y toma consigo otros siete espíritus peores que él, y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero. Así también acontecerá a esta mala generación” (Mateo 12:43-45).

El comentario del Señor aquí es una continuación de Su discusión sobre el pecado imperdonable (Mateo 12: 31–37). La instrucción se refiere a aquellos que aceptaron el mensaje del evangelio con gozo al principio, pero luego se negaron a someterse a la transformación del Espíritu Santo. Estos aún no habían cometido el pecado imperdonable, y Jesús les advierte que no lo hagan.

El cristiano que ha recibido el amor de Dios tiene un papel que desempeñar para mantener su conexión con Dios. Porque el andar cristiano no consiste principalmente en alejarse del mal, sino en disciplinar la mente y la vida fielmente al bien. No es suficiente que los demonios sean expulsados de ellos, sino que el Espíritu de Dios debe entrar en la vida y transformarla (2 Crónicas 6:16; Efesios 2:22).

La sumisión a Cristo da un nuevo poder para resistir todo mal (Romanos 6:16), y los espíritus inmundos nunca pueden entrar en el corazón. Nuestra única seguridad está en la entrega completa a Cristo, para que Él pueda entrar y vivir Su vida perfecta dentro de nosotros (Gálatas 2:20; Apocalipsis 3:20).

La parábola del espíritu inmundo es una advertencia contra la pasividad; Los cristianos deben activamente poner “la mira en las cosas de arriba” (Colosenses 3:1,2). El no hacerlo resulta en una peor condición de aflicción que la original. El espíritu maligno consigue 7 (número completo) espíritus malignos más para asegurarse de que el débil no vuelva a escapar. Esta misma condición también se parece a una recaída en la salud física que ocurre cuando un paciente no se da cuenta de su debilidad física.

Del mismo modo, con demasiada frecuencia aquellos que han sido sanados de la enfermedad del pecado sufren una recaída espiritual y se vuelven más débiles de lo que eran al principio. No se dan cuenta de cuán cuidadosos deben ser no solo para evitar la tentación, sino también para permitir que Dios los transforme diariamente. El rey Saúl es un ejemplo de eso. Saúl, en un momento, fue lleno del Espíritu Santo (1 Samuel 10:9–13), pero luego no se rindió por completo a Dios y, como resultado, quedó expuesto al control de un espíritu maligno (1 Samuel 16:14) que finalmente lo llevó a suicidarse (1 Samuel 31:4).

En Su servicio,
Equipo BibleAsk

Leave a Comment