¿Por qué rociaban sangre los sacerdotes delante del velo?

Author: BibleAsk Spanish


La sangre delante del velo

Moisés escribió: “Y el sacerdote ungido meterá de la sangre del becerro en el tabernáculo de reunión, y mojará el sacerdote su dedo en la misma sangre, y rociará siete veces delante de Jehová hacia el velo” (Levítico 4:16, 17).

Cuando se ofrecía un sacrificio por los pecados de toda la congregación, la sangre era llevada por el sacerdote, que representaba a Jesús (Hebreos 3:1), al santuario y rociada ante el velo que separaba el Lugar Santo y el Lugar Santísimo. La presencia de Dios moraba del otro lado del velo. Así, los pecados del pueblo eran quitados y trasladados simbólicamente al santuario.

Jesús Nuestro Sumo Sacerdote en el Cielo

Este ministerio de la sangre por parte del sacerdote presagiaba el presente ministerio de sangre de Jesús para nosotros en el cielo. Después de que Jesús murió en la cruz como nuestro sacrificio por el pecado, se levantó y fue al cielo como nuestro Sacerdote para ministrar Su sangre en el santuario celestial.

“Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación, y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención” (Hebreos 9:11, 12).

Los sumos sacerdotes terrenales funcionaban en templos hechos a mano. Pero Cristo, el gran Sumo Sacerdote, funciona en un tabernáculo muy superior erigido por el Señor (Hebreos 8:2). Porque el templo terrenal era “figura del verdadero” (Hebreos 9:24).

La sangre ministrada por el sacerdote terrenal representa a Jesús aplicando Su sangre a nuestro registro de pecados en el santuario celestial, mostrando que son perdonados cuando los confesamos en Su nombre. El Señor prometió: “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad” (1 Juan 1:9).

El Señor acepta al pecador arrepentido, el pecado confesado es quitado de él, y el pecador se presenta ante Dios cubierto con la vida perfecta de Jesús (Colosenses 3:3, 9, 10). El Señor no solo perdona al pecador, sino que le da el poder para vencer cada pecado en su vida. Esta limpieza diaria del pecado y el crecimiento en la gracia se denomina santificación (Romanos 6:19).

En Su servicio,
Equipo BibleAsk

Leave a Comment