¿Por qué Ezequías recibió 15 años más de vida?

This post is also available in: English (Inglés) العربية (Árabe) हिन्दी (Hindi) മലയാളം (malayalam)

La oración de Ezequías

Ezequías se enfermó y el Señor le envió al profeta Isaías diciendo: “Jehová dice así: Ordena tu casa, porque morirás, y no vivirás” (Isaías 38:1). Pero cuando Ezequías escuchó la predicción, puso su rostro contra la pared y oró al Señor pidiendo sanidad. “Te ruego, oh Jehová, te ruego que hagas memoria de que he andado delante de ti en verdad y con íntegro corazón, y que he hecho las cosas que te agradan. Y lloró Ezequías con gran lloro” (2 Reyes 20:3).

Dios escuchó la oración de Ezequías y envió a Isaías con un mensaje diciendo: “Vuelve, y di a Ezequías, príncipe de mi pueblo: Así dice Jehová, el Dios de David tu padre: “Yo he oído tu oración, y he visto tus lágrimas; he aquí que yo te sano… Y añadiré a tus días quince años” (2 Reyes 20:5,6). Desafortunadamente, las Escrituras nos dicen que durante esos 15 años, Ezequías cometió un gran pecado y trajo ruina sobre su casa y la tierra de Israel (2 Reyes 20:12-19).

Lección aprendida

Hay una lección que debemos aprender de esta historia. En el caso de pedir sanidad, el enfermo debe orar con espíritu de sumisión a la voluntad de Dios porque sólo Dios sabe si la oración contestada será para el bien de la persona que pide y para la gloria de Dios o no. Los enfermos nunca deben exigir la curación de Dios. Porque en muchos casos, cuando las vidas de las personas se salvan y la enfermedad pasa, caen y cometen pecados de los que luego se arrepienten. En estos casos, hubiera sido mucho mejor para estos haber fallecido en paz con un historial limpio que dejar un historial vergonzoso. Ezequías debería haber orado para que se hiciera la voluntad de Dios en su vida en lugar de simplemente insistir en la curación.

Pensamiento final

En el Getsemaní, Jesús le suplicó al Padre que le quitara la copa de la muerte de sus manos temblorosas, pero añadió: “Pero no sea como yo quiero, sino como tú” (Mateo 26:39). Jesús se sometió sin dudar ni vacilar a la voluntad del Padre, incluso si eso significaba sufrimiento y muerte. Su perfecta sumisión a la voluntad de Dios debería ser un ejemplo a seguir para nosotros.

En Su servicio,
BibleAsk Team

This post is also available in: English (Inglés) العربية (Árabe) हिन्दी (Hindi) മലയാളം (malayalam)

More answers: