¿De qué manera debería el cristiano reprender a un pecador?

Total
0
Shares

This answer is also available in: English

La reprensión al pecador debe tener la intención de volverlo a ganar para el Señor. El éxito en alcanzar a un pecador no debe llevarse a cabo mediante críticas amargas, desprecio o exponiendo los pecados de uno abiertamente ante todos para que lo vean. Nunca debe ser dicho con dureza o con una actitud dominante, sino con gran dulzura y amor.

Lo que los malos modales no pueden hacer, puede hacerse con una verdadera preocupación, con lágrimas. La desafortunada escena de un miembro de la iglesia que cae en pecado debería despertar la piedad y la preocupación en el corazón de todos los verdaderos creyentes. El cuidado piadoso y la compasión cristiana deben unir a la iglesia y borrar las diferencias de opinión sobre aquellos que necesitan disciplina.

Cristo reprendió a los pecadores

Cristo sintió una gran angustia por pueblo. Él dijo, “¡¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! ¡¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste!” (Mateo 23:37). Nunca más conmovedoras o tiernas expresiones de cuidado salieron de los labios de Jesús.

El registro bíblico dice que Jesús lloró por Jerusalén (Lucas 19:41). No solo lloró por Israel, sino que derramó Su sangre preciosa por la nación y el mundo entero. Incluso oró por los que lo crucificaron en la cruz diciendo: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lucas 23:34). Cristo no reprendió ni maldijo a los que lo clavaron en la cruz, sino que oró por ellos.

Pablo corrigió a los pecadores

Movido por el mismo espíritu de Su Maestro, Pablo también lloró por los pecadores. Escribió a la Iglesia de los Corintios: “Porque por la mucha tribulación y angustia del corazón os escribí con muchas lágrimas, no para que fueseis contristados, sino para que supieseis cuán grande es el amor que os tengo” (2 Corintios 2:4). Pablo mostró una severa reprensión y disciplina, no con ira sino con tristeza y dolor extremo. El apóstol poseía un valor ilimitado ante el peligro, la persecución y la muerte, sin embargo, lloró cuando se vio obligado a reprender a sus hermanos en Cristo (Hechos 20:31; Filipenses 3:18).

Pablo, como ministro del evangelio eterno, estaba preparado para pasar por cualquier cantidad de sufrimiento, incluso hasta el sacrificio de la vida misma, por la salvación de otros. No había nada débil en su amor.

Ni Jesús ni Pablo demostraron su amor con un sentimentalismo débil. Ambos revelaron continuamente la fuerza para los logros honorables y difíciles y el poder para vencer al diablo en cualquier forma que parezca atacar a la iglesia. Jesús enseñó, “Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen” (Mateo 5:44).

El amor no excusa el pecado

Aquellos que reprenden a los pecadores no necesitan excusar el pecado, ni vacilar en llamar al pecado por su nombre (Ezequiel 9: 4). Son hombres y mujeres que, mientras tratan valientemente con la maldad en la iglesia, son controlados por el amor de Cristo (2 Corintios 5:14).

En esta misión son los reparadores de “portillos” y restauradores de “calzadas para habitar” (Isaías 58:12; Hebreos 13:7, 17).

A veces, el amor debe ser duro. El amor en la iglesia no significa mostrar compasión y longanimidad hacia los miembros obstinados a expensas de la honestidad de la iglesia o del bienestar de todo el cuerpo. Considerar el amor como algo siempre necesariamente blando es identificarlo con la debilidad, la falta de fuerza y la valentía.

El amor del ministro por sus miembros debe exceder el mero sentimiento de emoción por ellos, significa también un cuidado continuo por su bienestar y crecimiento espiritual, dolor por sus pecados, dirección firme y valor inquebrantable cuando Satanás trata de alejarlos.

En Su servicio,
BibleAsk Team

This answer is also available in: English

Subscribe to our Weekly Updates:

Get our latest answers straight to your inbox when you subscribe here.

You May Also Like

¿Cuáles son las cualidades de un verdadero profeta?

Table of Contents Cualidades de un profetaSerán llamados a servirVivirán una vida piadosaNo contradecirán la Palabra de DiosPredicen eventos futurosTendrán visiones o sueños This answer is also available in: EnglishCualidades…