¿Fue el infierno destinado originalmente para el diablo y sus ángeles?

SHARE

By BibleAsk Spanish


El concepto del infierno como lugar de castigo está profundamente arraigado en diversas tradiciones religiosas y ha sido objeto de investigación y debate teológico durante siglos. La Biblia afirma en Mateo 25:41 que el infierno fue originalmente destinado al diablo y sus ángeles. En esta exploración, profundizaremos en los orígenes de esta creencia, sus implicaciones teológicas y su relevancia para la comprensión de la justicia divina.

Fundamento Bíblico

Mateo 25:41 ocurre dentro del contexto de la enseñanza de Jesús sobre el juicio final. En este pasaje, Jesús describe la separación de los justos y los malvados, que es simbolizada por el pastor que separa las ovejas de los cabritos. A los de su izquierda, Jesús les declara: “Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles” (Mateo 25:41). Esta afirmación sugiere que el infierno fue originalmente pensado como un lugar de castigo para Satanás y sus seguidores, más que para los seres humanos, ya que Satanás pecó intencional y deliberadamente.

La rebelión de satanás

La idea de que el infierno fue inicialmente destinado para Satanás y sus ángeles surge de la comprensión de su rebelión contra Dios como se describe en varios pasajes bíblicos. Según la Biblia, Satanás, originalmente un ángel llamado Lucifer, fue creado perfecto. Sin embargo, él permitió que el orgullo, los celos y la auto exaltación llenaran su mente. Luego decidió intentar derrocar a Dios y exigir que todos lo adoren. “Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor” (Ezequiel 28:17). “Tú que decías en tu corazón… junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono… y seré semejante al Altísimo” (Isaías 14:13, 14).

Lucifer aspiraba a ser como Dios en posición, poder y gloria, pero no en carácter. En lugar de buscar hacer que Dios fuera supremo en los afectos de los ángeles, él quería ser quien recibiera ese amor y honor. Lucifer obtuvo el apoyo de un tercio de los ángeles (Apocalipsis 12:3, 4) y provocó una rebelión en el cielo. Dios no tuvo más remedio que expulsar a Lucifer y sus ángeles (Apocalipsis 12:7-9).

Después de su expulsión del cielo, Lucifer fue llamado Satanás (adversario) y diablo (calumniador), y sus ángeles fueron llamados demonios. Y así es como el diablo y sus ángeles “que no guardaron su dignidad” (Judas 6) fueron entregados “a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio” (2 Pedro 2:4).

Todos aquellos que se sometan al diablo y sigan su ejemplo de rebelión tendrán que correr con él la misma suerte, en el infierno. “De manera que como se arranca la cizaña, y se quema en el fuego, así será en el fin de este siglo. Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad, y los echarán en el horno de fuego” (Matthew 13:40-42).

El pecado humano y el juicio

A diferencia de Satanás y sus ángeles, los seres humanos fueron engañados y llevados al pecado. La Biblia enseña que los primeros humanos, Adán y Eva, desobedecieron el mandato de Dios e introdujeron el pecado en el mundo (Génesis 3). Como resultado, todos los seres humanos nacen con una naturaleza pecaminosa y son propensos a pecar. En misericordia, Dios ofreció a los humanos la oportunidad de redimirse mediante la fe en Jesucristo.

Esperanza y redención

A pesar de la solemnidad de la doctrina del infierno, el cristianismo también ofrece esperanza y redención a través de la Persona y obra de Jesucristo. Según la Biblia, la muerte sacrificial de Jesús en la cruz proporciona una manera para que los pecadores se reconcilien con Dios y reciban el perdón de sus pecados. A través de la fe en Jesucristo, las personas pueden experimentar la salvación y la seguridad de la vida eterna en comunión con Dios.

Conclusión

En conclusión, la creencia de que el infierno fue originalmente destinado al diablo y sus ángeles se basa en enseñanzas bíblicas y ha sido un concepto fundamental en la teología cristiana. Esta creencia subraya la gravedad del pecado y la rebelión contra Dios y al mismo tiempo afirma la justicia y soberanía de Dios. Al mismo tiempo, la Biblia ofrece la esperanza de la redención y la salvación a través de Jesucristo, invitando a todas las personas a volverse a Dios con fe y experimentar la vida abundante que Él ofrece.

En Su servicio,
Equipo BibleAsk

We'd love your feedback, so leave a comment!

If you feel an answer is not 100% Bible based, then leave a comment, and we'll be sure to review it.
Our aim is to share the Word and be true to it.