¿Favorece Dios a algunos más que a otros?

SHARE

By BibleAsk Spanish


En respuesta a la pregunta: ¿Favorece Dios a las personas? La Biblia enseña que el Señor extiende Su amor y salvación a cada persona, independientemente de su estatus socioeconómico o nacionalidad. Como un juez justo, Dios decide cada caso según sus méritos en lugar de las personalidades involucradas. Job declaró: “No hace acepción de personas de príncipes. Ni respeta más al rico que al pobre, porque todos son obre de sus manos” (Job 34:19). Algunos jueces terrenales pueden favorecer a amigos personales, pero el Señor del cielo no hace acepción de personas (Deuteronomio 10:17; Hechos 10:34; Gálatas 2:6; Efesios 6:9), y sus seguidores deben ser como Él.

En el Antiguo Testamento, la práctica de halagar y favorecer a hombres de riqueza y posición, mientras se desprecia y defrauda a los pobres y humildes, provocó el juicio de Dios sobre los líderes de Israel que fallaron en representar Su carácter. «Sea, pues, con vosotros el temor de Jehová; mirad lo que hacéis, porque con Jehová nuestro Dios no hay injusticia, ni acepción de personas, ni admisión de cohecho” (2 Crónicas 19:7).

Y en el Nuevo Testamento, Pablo enfatizó que los cristianos no deberían favorecer a algunos más que a otros. “Pero gloria y honra y paz a todo el que hace lo bueno, al judío primeramente y también al griego;porque no hay acepción de personas para con Dios” (Romanos 2:10-11). Y añadió, “Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale algo, ni la incircuncisión, sino la fe que obra por el amor” (Gálatas 5:6).

De la visión respecto a Cornelio, Pedro aprendió que Dios no favorece y se da a conocer a todos los que buscan la justicia, ya sean judíos o gentiles. Pedro dijo: “En verdad comprendo que Dios no hace acepción de personas” (Hechos 10:34). Y exhortó a los creyentes a caminar en este principio, “Y si invocáis por Padre a aquel que sin acepción de personas juzga según la obra de cada uno, conducíos en temor todo el tiempo de vuestra peregrinación” (1 Pedro 1:17).

Santiago enfatizó el mismo punto: “Hermanos míos, que vuestra fe en nuestro glorioso Señor Jesucristo sea sin acepción de personas. Porque si en vuestra congregación entra un hombre con anillo de oro y con ropa espléndida, y también entra un pobre con vestido andrajoso, y miráis con agrado al que trae la ropa espléndida y le decís: Siéntate tú aquí en buen lugar; y decís al pobre: Estate tú allí en pie, o siéntate aquí bajo mi estrado; ¿no hacéis distinciones entre vosotros mismos, y venís a ser jueces con malos pensamientos?” (Santiago 2:1-4).

Santiago también dio esperanza a los pobres que han sufrido en esta vida. Él escribió: «¿No ha elegido Dios a los pobres de este mundo, para que sean ricos en fe y herederos del reino que ha prometido a los que le aman?» (Santiago 2:5). E invitó a los creyentes a obedecer el mandamiento de Cristo: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Santiago 2:8).  

En Su servicio,
Equipo BibleAsk

We'd love your feedback, so leave a comment!

If you feel an answer is not 100% Bible based, then leave a comment, and we'll be sure to review it.
Our aim is to share the Word and be true to it.