¿Está conectada la salud física con la salud espiritual?

Unidad de cuerpo y mente

La Biblia conecta claramente la salud física con la salud espiritual. Pablo escribió: “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional” (Romanos 12:1). El cristiano realiza un acto de adoración espiritual ofreciendo a Dios un cuerpo santo y saludable, junto con una mente y un corazón dedicados. Porque al hacerlo, entrega todo a la mano de Dios, y abre el camino para su plena restauración a la imagen divina (Génesis 1:27).

Por lo tanto, es un acto de servicio religioso preservar la salud física en el mejor estado posible. El creyente glorifica a Dios en su cuerpo (1 Corintios 6:20) mostrando un ejemplo vivo de la gracia redentora de Dios y trabajando con mayor poder y vitalidad en la misión de predicar las buenas nuevas del evangelio al mundo (1 Timoteo 4:12).

Glorificar a Dios en la dieta y el estilo de vida

Pablo establece una regla simple pero de gran alcance. Dice: “Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios” (1 Corintios 10:31). La aplicación directa fue a la cuestión de comer o beber lo que se ha dedicado a la adoración de ídolos. Pero este versículo tiene una aplicación más compresiva que incluye todo tipo de alimentos y bebidas.

Los alimentos y las bebidas son de gran importancia en relación con la preservación de la salud. Muchas enfermedades que afectan a la humanidad se deben a prácticas erróneas en la dieta. Dios pide a sus hijos que cuiden sus cuerpos y los ajusten para que sean templos de Su Espíritu. Con ese fin, un creyente debe aprender a elegir la comida y bebida que no dañen su cuerpo, sino que mejoren su salud, tanto mental como física. Por lo tanto, debe abstenerse de sustancias adictivas poco saludables y entregar su mente y cuerpo al plan de Dios (Proverbios 18:10; 1 Corintios 15:31; 2 Corintios 4:10; Colosenses 3:17).

La dieta ideal de los creyentes es la dieta original proporcionada por el Creador en el Edén. Dios dijo: “Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer” (Génesis 1:29).

En última instancia, el cristiano debe hacer todo, en su vida diaria, para que Dios, no el hombre, sea honrado. Debe observar las “Ocho Leyes de Salud” de Dios, que son principalmente: Nutrición, Ejercicio, Agua, Sol, Templanza, Aire, Descanso y Confianza en Dios. Estos son los remedios naturales de Dios que, una vez mantenidos a su manera adecuada, ayudan a promover la salud y la felicidad.

Las promesas de salud de Dios

Dios prometió a los antiguos israelitas que los mantendría en buen estado de salud si obedecían sus mandamientos. Él dijo: “Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, e hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviaré a ti; porque yo soy Jehová tu sanador” (Éxodo 15:26 también Deuteronomio 7:12-15). Y hoy, Él renueva la misma promesa a Sus hijos si toman en sus cuerpos solo aquellas cosas que están en armonía con Sus leyes (Génesis 1:29; 3:18; Levítico 11:2-31; Eclesiastés 10:17; 1 Corintios 10:6).

Nuestro estilo de vida y nuestra dieta contribuyen a la enfermedad, afectan  nuestras mentes y a nuestro bienestar general. Daniel y sus amigos aplicaron estos principios. Porque en la corte de Babilonia, dieron una ilustración sobresaliente de las bendiciones de Dios en sus cuerpos (Daniel 1:12,18). Sus vidas puras y su desarrollo armonioso, física, mental y espiritualmente, fueron un modelo de lo que Dios hará por aquellos que se ofrecen a Él y que buscan llevar a cabo Su propósito divino.

En Su servicio,
BibleAsk Team

More answers: