¿Cuál es el significado de la parábola del trigo y la cizaña?

This post is also available in: English (Inglés) العربية (Árabe) हिन्दी (Hindi) മലയാളം (malayalam)

Jesús en la parábola del trigo y la cizaña dijo: “El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue. Y cuando salió la hierba y dio fruto, entonces apareció también la cizaña. Vinieron entonces los siervos del padre de familia y le dijeron: Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde, pues, tiene cizaña? El les dijo: Un enemigo ha hecho esto” (Mateo 13:24-28).

La parábola

La parábola del trigo y la cizaña señala que no todos los que afirman exteriormente aceptar los principios del reino de los cielos se entregan a Dios interiormente. Aquí, Jesús mismo es el sembrador de la verdad divina. La semilla que vino a sembrar es «buena semilla», pero un enemigo más tarde plantó cizaña en el campo. Satanás, es este enemigo (Zacarías 3: 1). Aunque la gente no puede verlo, puede ver su trabajo. El trigo representa a los creyentes comprometidos y la cizaña a los no comprometidos.

Cuando los sirvientes vieron que había cizaña entre el trigo, “le dijeron: ¿Quieres, pues, que vayamos y la arranquemos? El les dijo: No, no sea que al arrancar la cizaña, arranquéis también con ella el trigo. Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero” (Mateo 13: 28-30). Jesús dijo que debido a que el carácter de los dos grupos aún no estaba maduro, sería peligroso separarlos. No es posible «recoger la cizaña» sin afectar el crecimiento del trigo. Por tanto, ambos grupos deben seguir coexistiendo hasta el final de los tiempos.

Explicación de Jesús

Jesús da la explicación de la parábola del trigo y la cizaña más adelante en Mateo capítulo 13. Señala que los ángeles en el tiempo de la «cosecha» en «el fin del mundo» son los que recogen la cizaña para ser quemada (vs. 39-42). Lamentablemente, a lo largo de los siglos, los cristianos equivocados pensaron que era su deber «reunir y quemar» a otros cristianos y perseguirlos como herejes. Pero Cristo nunca les dio esa autoridad.

Esta parábola del trigo y la cizaña no dice que la iglesia no debe tomar ninguna acción con respecto a aquellos que se rebelan públicamente contra la palabra de Dios. La Biblia enseña que los que tienen pecados públicos deben ser instruidos primero, luego, si insisten en su rebelión, deben ser rechazados como se ve en las siguientes referencias (Mateo 18: 15-20; Romanos 16:17; Tito 3:10, 11). Pero ningún hombre tiene el derecho divino de sobrepasar estos límites y perseguir a los que yerran.

En Su servicio,
BibleAsk Team

This post is also available in: English (Inglés) العربية (Árabe) हिन्दी (Hindi) മലയാളം (malayalam)

More answers: