¿Cuál es el mensaje de las bienaventuranzas?

Author: BibleAsk Spanish


En las bienaventuranzas (Mateo 5:3-12), Cristo discutió la naturaleza de Su reino. La palabra «bienaventurado» en este contexto significa «feliz». Aparece nueve veces en las bienaventuranzas. Cristo proclama que el objetivo principal de Su reino es restaurar la felicidad perdida que Dios creó originalmente para nosotros.

“Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos” (verso 3). Esto se refiere a aquellos que sienten pobreza espiritual (Isaías 55:1). Nadie, sino los “pobres en espíritu” entrarán jamás en el reino de la gracia divina; aquellos que no sienten necesidad de las riquezas del cielo, declinan sus bendiciones. El reino que Cristo vino a establecer es uno que comienza dentro de nuestros corazones, llena nuestras vidas y se desborda con una influencia positiva en las vidas de los demás, con el poder del amor.

“Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación” (verso 4). Cristo se refiere a aquellos que, en la pobreza de espíritu, anhelan librarse del pecado (Isaías 6:5; Romanos 7:24). También hay aquí un mensaje de consuelo para aquellos que lloran por desilusión, duelo u otro dolor. Así como Dios satisface el sentido de la necesidad espiritual con las riquezas de la gracia del cielo, Él responde al duelo por el pecado, con el consuelo del perdón.

“Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad” (verso 5). La mansedumbre hacia Dios significa que aceptamos Su voluntad y Su trato con nosotros como buenos y que nos sometemos a Él en todas las cosas sin dudarlo. Finalmente, los que se humillan, los que aprenden la mansedumbre, serán ensalzados (Mateo 23:12).

“Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados” (verso 6). Jesús mismo es el “pan” por el cual debemos tener hambre, y al participar de Él, podemos satisfacer el hambre de nuestras almas (Juan 6:35, 48, 58). La justicia de Cristo es tanto imputada como impartida. La justicia imputada trae justificación. El alma justificada crece en gracia a través del poder de Cristo que mora en nosotros al conformar la voluntad y la vida a la ley moral de Dios. Esto es justicia impartida.

“Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia” (verso 7). En Mateo 25:31–46, las obras de misericordia se presentan como la prueba de admisión al reino de la gloria. Santiago incluye obras de misericordia en su definición de “religión pura” (Santiago 1:27). El misericordioso obtendrá misericordia. Esto será cierto tanto ahora como en el día del juicio.

“Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios” (verso 8). Ser “limpio de corazón” equivale a estar vestido con el manto de la justicia de Cristo (Mateo 22:11, 12). Ser “puro de corazón” no significa que uno esté absolutamente libre de pecado, pero sí significa que los motivos de uno son correctos, que por la gracia de Cristo uno ha dado la espalda a los errores del pasado, y está avanzando hacia la meta de la perfección en Cristo Jesús (Filipenses 3:13–15). Los puros ciertamente contemplarán a Dios.

“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios” (verso 9). Cristo, el Maestro Pacificador, vino a mostrarnos que Dios no es nuestro enemigo. Los “pacificadores” son los “hijos de Dios” porque ellos mismos están en paz con Él y están dedicados a la causa de llevar a otros a estar en paz con Él.

“Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan… gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos” (versos 10-12). Cristo se refiere a la persecución sufrida en el proceso de abandonar el mundo por el reino de los cielos. Este conflicto continuará hasta el final (Apocalipsis 11:15; Daniel 2:44; 7:27). Pero Dios promete que, “Si sufrimos, también reinaremos con él” (2 Timoteo 2:12; Daniel 7:18, 27).

Aquellos que tienen una experiencia con estos requisitos están listos para un lugar en el reino de Dios.

En Su servicio,
Equipo BibleAsk

Leave a Comment