¿Cómo se aplica a nosotros hoy la parábola del buen samaritano?

This post is also available in: English (Inglés) हिन्दी (Hindi)

La parábola del buen samaritano se encuentra en el evangelio de Lucas.

Respondiendo Jesús, dijo: Un hombre descendía de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de ladrones, los cuales le despojaron; e hiriéndole, se fueron, dejándole medio muerto. Aconteció que descendió un sacerdote por aquel camino, y viéndole, pasó de largo. Asimismo un levita, llegando cerca de aquel lugar, y viéndole, pasó de largo. Pero un samaritano, que iba de camino, vino cerca de él, y viéndole, fue movido a misericordia; y acercándose, vendó sus heridas, echándoles aceite y vino; y poniéndole en su cabalgadura, lo llevó al mesón, y cuidó de él. Otro día al partir, sacó dos denarios, y los dio al mesonero, y le dijo: Cuídamele; y todo lo que gastes de más, yo te lo pagaré cuando regrese” (Lucas 10:30-35).

Aquí están los significados proféticos en la parábola del buen samaritano:

  • El cierto samaritano es Jesús.
  • El hombre que iba a Jericó nos representa a nosotros, o la iglesia.
  • El sacerdote y levita que pasaron por delante de él son los cristianos de hoy.
  • El aceite y vino que se usa para sanar las heridas son el Espíritu Santo y la sangre de Jesús.
  • Los dos denarios es lo que Jesús “pagó en su totalidad” en la cruz del Calvario.
  • El mesón es la verdadera iglesia.

El sacerdote, el levita y el samaritano habían estado todos “cerca” del viajero en su momento de necesidad, pero solo uno de ellos actuó como un “prójimo”. La vecindad no es tanto una cuestión de proximidad como la voluntad de llevar las cargas de los demás. Hoy, la vecindad es la expresión práctica del principio del amor al prójimo (v. 27).

Por lo tanto, el prójimo de un hombre es simplemente cualquiera que necesita su ayuda. Cuando Jesús preguntó quién era el prójimo, el intérprete de la ley dijo, “El que usó de misericordia con él.” Jesús le respondió: “Ve, y haz tú lo mismo.” En otras palabras, si deseamos conocer la verdadera vecindad, debemos ir y modelar nuestra conducta según la del Buen Samaritano. Esta es la naturaleza de la verdadera religión (Miqueas 6:8; Santiago 1:27).

Hoy, nuestros semejantes necesitan sentir el apretón de “una mano cálida” y la comunión con “un corazón lleno de ternura”. Dios nos permite entrar en contacto con el sufrimiento y la calamidad para llamarnos a salir de nuestro egoísmo. Y es para nuestro propio bien eterno practicar la verdadera vecindad siempre que tengamos la oportunidad de hacerlo (Hebreos 13:2).

En Su servicio,
BibleAsk Team

This post is also available in: English (Inglés) हिन्दी (Hindi)

More answers: